Implementación de un esquema de remuneración flexible

PUBLICACION - MEDELLÍN -> 2019-02-01

Conozca los elementos a tener en cuenta para implementar un esquema de remuneración flexible. La UGPP dio a conocer los 8 lineamientos para determinar el ingreso base de cotización para la liquidación de los aportes al Sistema de Protección Social.




La remuneración flexible es una herramienta que ha permitido a las empresas obtener eficiencias financieras.

La legislación laboral, tributaria y de seguridad social, permite implementar esquemas de remuneración flexible, ya que faculta al trabajador y al empleador a que acuerden que una parte de la compensación del empleado no sea constitutiva de salario.

Para tales efectos, es preciso cumplir con los siguientes requisitos:

  • Que el pago no retribuya de manera directa la prestación del servicio individual del trabajador. Es decir, las partes no pueden acordar, por ejemplo, que el sueldo básico mensual o las comisiones sobre las ventas no son salario.
  • Que el acuerdo siempre conste por escrito.

Partiendo lo anterior, es necesario revisar la forma en la que se materializa el pago de auxilio no constitutivo de salario, ya que la jurisprudencia ha establecido que los pagos no salariales deben ser razonables y guardar proporcionalidad respecto al salario.

Al incentivar por ejemplo el ahorro del empleado a través de una cuenta AFC, fondo de pensiones voluntarias, fiducias, o incluso, un fondo de empleados constituido por la empresa empleadora; se guardaría mayor proporción, ya que en estos casos, el trabajador no recibe directamente la remuneración, aun cuando el objeto del pago apunte a obtener un beneficio a largo plazo.

Ahora bien, más allá de la legislación laboral, se debe también considerar la normatividad en materia de contribución al de Sistema de la Protección Social.

Al respecto es importante analizar que el artículo 30 de la Ley 1393 de 2010, exige a los empleadores a liquidar las cotizaciones a salud, riesgos laborales y pensión, ya no solo sobre el salario, sino también sobre los beneficios extralegales que excedan el 40% del total de la remuneración mensual. Así las cosas, los aportes que superen este porcentaje, tendrán la naturaleza salarial y serán base para el pago de los aportes a la seguridad social, cambiándose así, el ingreso base de cotización (IBC) para calcular los pagos del sistema de seguridad social.

En tal sentido, la UGPP dio a conocer los lineamientos para determinar el ingreso base de cotización para la liquidación de los aportes al Sistema de Protección Social y demás obligaciones, en dónde se aclaran los conceptos no constitutivos de salario que deben ser excluidos de la base de cotización al Sistema General de Seguridad Social, dentro de los cuales se encuentran:

  1. Las prestaciones sociales
  2. Lo recibido por el trabajador, no para su beneficio sino para el desempeño de sus funciones, incluyendo los auxilios de vestuario, comunicación y estudio
  3. Viáticos permanentes
  4. Viáticos accidentales
  5. Auxilio de transporte
  6. Sumas pagadas por mera liberalidad, tales como primas y bonificaciones
  7. Beneficios o auxilios acordados contractualmente y que se encuentren desalarizados
  8. Aportes a fondos de pensiones voluntarios, sin distinguir los consolidados de los no consolidados.

Estableció además la UGPP, que los aportes a fondos voluntarios de pensiones no constituyen salario, pero deben ser tenidos en cuenta para liquidar la relación 60/40 exigida por la Ley 1393 de 2010.

Por ello, aun cuando la flexibilización es una herramienta que puede tener utilidad práctica y resultar conveniente tanto para empresas como para trabajadores, resulta recomendable su implementación con una debida planeación administrativa y financiera para mitigar posibles contingencias, ya que la inobservancia de estos elementos podría acarrear altos riesgos legales y operacionales para el empleador, y verse incriminado no solo en reclamaciones de trabajadores por reliquidaciones de acreencias laborales; sino además, en procesos de fiscalización realizados por la UGPP, por inconsistencias en el pago de aportes al Sistema de Protección Social.


Por Juliana Múnera, Abogada Asociada - Oficina de Medellín