Licencias por calamidad doméstica

PUBLICACIÓN - MEDELLÍN -> 2019-02-15

La calamidad doméstica requiere de un análisis a la luz de postulados constitucionales y por ello la normatividad legal vigente y los reglamentos no son una camisa de fuerza para la concesión de licencias.




La calamidad doméstica requiere de un análisis a la luz de postulados constitucionales y por ello la normatividad legal vigente y los reglamentos no son una camisa de fuerza para la concesión de licencias. Lo que en definitiva se exige es el respeto a la dignidad humana y una actuación solidaria que permita llegar a soluciones proporcionales y razonables.

La calamidad doméstica, figura prevista en el ordenamiento legal vigente, permite que ante la ocurrencia de ciertos hechos cuya gravedad afecte el normal desarrollo de la labor de un trabajador y le impacten de forma negativa, éste pueda ausentarse temporalmente del lugar de trabajo sin que de tal situación tenga como consecuencia la ruptura del vínculo laboral.

En tales casos, recordó la Corte Constitucional, existe una obligación a cargo de empleador para conceder una licencia.[1]

Al referirse a las obligaciones especiales del empleador en el sector privado, el Código Sustantivo del Trabajo incluye la de conceder las licencias que sean necesarias en caso de grave calamidad doméstica debidamente comprobada, indicando luego que, tales permisos, deben ser regulados en el Reglamento Interno de Trabajo lo que permite una cierta discrecionalidad para establecer los periodos de tiempo de las ausencias por parte de los colaboradores.

Esa discrecionalidad debe ser objeto de análisis y aplicación desde la perspectiva de los derechos y principios que se encuentran contenidos en la Constitución Política, especialmente los de la dignidad humana y la solidaridad, lo cual involucra aspectos propios en la concepción teórica de la figura, así como las consecuencias frente a colaboradores y empleadores. El manejo de la calamidad doméstica más allá de ser acorde con la normatividad legal vigente debe estar en armonía con la Constitución.

Al involucrarse derechos fundamentales encontramos que por vía de tutela se puede accionar contra un empleador que, aun actuando bajo los criterios previamente establecidos en las normas o reglamentos, limita la relación laboral a fines netamente contractuales olvidando que le corresponde proceder de forma humanitaria.

En el mismo sentido, advertimos que cada situación exige un análisis particular para que pueda determinarse el tiempo de la licencia concedida y la obligación de remuneración por parte del empleador dependiendo de factores como el tamaño de la empresa, lo que nos deja ver que la idea final es llegar a una solución proporcional y razonable tanto para el colaborador como para la compañía dependiendo de la situación que genera la calamidad doméstica.

Por demás, el análisis constitucional de las licencias por calamidad doméstica involucra tanto al sector público como privado aun cuando los tiempos de permiso para los empleados públicos está reglamentado en el Decreto 1083 de 2015, modificado por el Decreto 648 de 2017.

Por John Romero, Coordinador de la  oficina de Medellín


[1] Corte Constitucional. Sentencia T-0460 del 3 de diciembre de 2018. MP: Dr. Luis Guillermo Guerrero Perez.