El "contrato de realidad" y su acreditación

NOTICIA - MEDELLÍN -> 2018-09-18

En algunos eventos es muy posible desvirtuar el contrato de prestación de servicios por medio de la figura jurídica llamada “contrato realidad” y, por tanto, frente a la posibilidad de generar eventuales contingencias al momento de su terminación.




En la actualidad este tema es de especial importancia. Las empresas suelen vincular mediante diferentes tipos contractuales, y aun mediante pactos verbales, a  personas para la ejecución de actividades y labores de apoyo. Muchas veces se contrata bajo la modalidad de prestación de servicios y con el paso del tiempo, la presencia de esos contratistas se vuelve común para luego terminar recibiendo órdenes, cumpliendo horarios, y disfrutando de algunos beneficios propios de los empleados. En esos eventos es muy posible desvirtuar el contrato de prestación de servicios por medio de la figura jurídica llamada  “contrato realidad” y, por tanto, frente a la posibilidad de generar eventuales contingencias derivadas de la indebida terminación de una relación laboral.

Este punto ha sido abordado por la Sala Labora de la Corte Suprema de Justicia[1] la cual, se refirió a la acreditación del contrato realidad, esto es, de aquella relación que no tiene como origen la ejecución de un contrato de naturaleza laboral.

Para la Corte es importante recordar que la aplicación de la legislación laboral depende, en gran medida, de situaciones objetivas las cuales priman sobre aquello que las partes han pactado en un contrato. Por tanto, en esta clase de procesos cobra especial importancia el material probatorio.

Así mismo, se llama la atención sobre la presunción contenida en el artículo 24 del CST, subrogado por el artículo 2 de la Ley 50 de 1990, en virtud de la cual, se supone que cualquier relación de trabajo personal está regida por un contrato de trabajo.

En todo caso, se advierte que quien reclama el reconocimiento de un vínculo laboral debe demostrar la prestación del servicio, los extremos de la supuesta relación laboral en cuanto a tiempo, el monto del salario, la jornada laboral, y la causal de terminación del contrato. En la práctica, el accionante no tendría que mostrar la subordinación.

En la práctica, una situación como la descrita puede tener un impacto económico pues la terminación de una relación de esta naturaleza y en la cual el empleador no tenga conciencia de la existencia de un contrato laboral, puede derivar en el pago de indemnizaciones, cesantías, intereses de cesantías, vacaciones y demás acreencias de que trata el régimen laboral colombiano.

Si están interesados en conocer con detalle el impacto que esta jurisprudencia tendrá sobre sus actividades no duden en contactarnos.


[1] Corte Suprema de Justicia. Sala de Casación Laboral. SL1378-2018 Radicación No. 57398. Sentencia del 25 de abril de 2018. MP: Dr. Jorge Prada Sánchez.