"Pese a la convergencia tecnológica, siempre habrá firmas de abogados"

PUBLICACION - BOGOTÁ -> 2019-04-26

POR: PORTAFOLIO Margaret Hagan es profesora de Stanford y autoridad mundial en Legal Design, una disciplina que está revolucionando el mercado de firmas de abogados.




             

Margaret Hagan, directora del Legal Design Lab (Laboratorio de Diseño Jurídico) de la Universidad de Stanford fue invitada recientemente por la Universidad de los Andes, la Asociación Cavelier del Derecho y Cavelier Abogados, para dictar la conferencia inaugural del primer laboratorio de diseño legal de esa universidad. A su paso por Bogotá, habló sobre la evolución de las firmas de abogados al ofrecer mejores experiencias a los clientes y cómo aplicar el Legal Design a la administración de justicia.

¿Qué quieren hoy los usuarios de servicios legales?

Lo que más desean son firmas de abogados que se ajusten a su negocio, que sean muy sensibles y que les brinden respuestas de manera rápida. También quieren abogados que puedan anticipar sus pensamientos y que dominen temas tales como análisis de datos, riesgos y predicciones. Quieren un consejero jurídico que tenga la capacidad de darles mucha información estratégica de manera rápida y fácil. En verdad, es algo difícil de lograr.

Cuáles son las herramientas jurídicas más usadas y por qué han sido tan exitosas?

Existen herramientas tecnológicas y de procesos. En cuanto a las primeras, lo que más ha tenido éxito en el mundo corporativo del derecho es la gestión del conocimiento y la gestión de contratos. En parte, esto está relacionado con lo que los abogados tienen que hacer, esto es, producir conocimiento de forma rápida y resumida, y también con su constante búsqueda de nuevos modelos de negocio.

El reto es hacer que este conocimiento sea más estructurado y amigable para la inteligencia artificial o para los fines relacionados con la ciencia de datos, de modo que en el futuro veremos abogados y máquinas más rápidos y con mejor capacidad de análisis. Por otra parte, también se está innovando en el campo de los contratos, que suelen ser el dolor de cabeza de las áreas de derecho corporativo porque son demasiados y muchas veces no se conocen en detalle sus cláusulas y obligaciones. La meta es lograr contratos mejor sistematizados, digitalizados y automatizados.

¿Cómo pueden las firmas de abogados innovar para ofrecer un mejor servicio?

Existe una gran variedad de estrategias, esto depende de las firmas de abogados, de los recursos y de la voluntad para comprometerse con la innovación. Si hay poca voluntad y recursos escasos, se puede innovar con experimentos pequeños, teniendo convocatorias de innovación abierta que no sean tan costosas, para encontrar soluciones o para capacitar a los abogados en habilidades de diseño, agilidad, emprendimiento y ciencia de datos. Si hay más recursos y más voluntad para cambiar, se pueden probar nuevos modelos de negocio y contratar diferentes tipos de personas. Ya las firmas más ambiciosas están contratando personas que no son abogados, como científicos de datos, diseñadores de servicios y personas con master en negocios y pricing, personas que pueden descifrar cómo desarrollar modelos de negocio sostenibles, bien sea desarrollando una tecnología nueva, proponiendo precios o planes para ofrecer a los clientes, o incluso servicios que van más allá de del derecho tradicional.

¿Qué puede hacer el Estado para ofrecer una justicia rápida y eficiente?

¡Tantas cosas! Nuevamente, creo que existen pequeños cambios incrementales y cambios más grandes en el sistema. En Estados Unidos, conozco mejor este contexto y la mayoría de avances busca ofrecer más canales digitales para que las personas interactúen con el sistema de justicia. Ahora, no todas las personas como mi abuela o ciertas personas con discapacidad podrán hacer uso de su teléfono, pero muchas personas sí desean hacerlo para gestionar sus comparendos o para lidiar con un divorcio o con ciertas demandas. ¿Cómo permitimos entonces que la gente radique fácilmente documentos ante los juzgados, cuente su historia y aporte evidencias? Utilizando su teléfono y sin formularios ni requisitos complejos. Un sistema más transparente es aquel que permite a la persona ver en qué etapa está su proceso, cuál será el próximo paso, quién está al frente de su caso, cuánto cuesta y cuánto tiempo tomará.

¿Qué competencias deben tener estudiantes y abogados en Diseño Legal?

Lo primero es tener mentalidad para trabajar con otras profesiones y aprender de ellas. Es clave entender cómo piensan un científico, un analista de datos, un diseñador o una persona de negocios. Lo otro es nuestro verdadero enfoque en el proceso y cómo gestionarlo, porque todo en derecho es un servicio, entonces se necesita saber cómo manejar el pricing y qué clase de métricas evaluamos.

¿Los avances en inteligencia artificial y asesoría legal en línea harán que el abogado tradicional desaparezca?

Creo que habrá una convergencia y no todas las firmas de abogados desaparecerán. Debido a nuestros requisitos legales y a la necesidad de asesoría legal de las empresas, siempre habrá firmas de abogados. Lo que veremos es más asesoría, análisis de riesgo y algún tipo de diagnóstico básico, todo con base en la inteligencia artificial.

Un ejemplo: revisar la regulación australiana para importar 500 circuitos, será algo automatizado. Obtendremos la información basada en datos, bien porque una firma de abogados venda ese conocimiento o bien porque otro tipo de compañía lo hace. Siempre habrá abogados de carne y hueso pero pienso que serán menos y estarán vendiendo diferentes tipos de cosas.

¿Qué es la comunicación legal inteligente y para qué sirve?

Al ser formados como abogados, como que olvidamos la forma en que otras personan leen y entienden las cosas, como que nos convertimos en criaturas que pueden consumir una gran cantidad de información y dar una gran cantidad de información. La comunicación legal inteligente trata de conocer cuál es tu audiencia realmente, en qué tipo de información confía, si le gusta leer, etcétera. Se trata también de utilizar un lenguaje que sea simple y claro, de incluir resúmenes cortos al comienzo de los documentos, y en últimas, de transformar todo el conocimiento jurídico de nuestros abogados en cosas que las personas en verdad quieran comprender o comprar.

Juan Martín Fierro Especial para Portafolio @jmartinfierro

 

Click aquí para ver el artículo en el periódico PORTAFOLIO