El carácter reservado de la historia clínica

PUBLICACION - MEDELLÍN -> 2019-04-04

Tanto la historia clínica como su contenido y los informes que de la misma se deriven, son documentos privados sometidos a reserva y solo pueden ser conocidos por el médico, el paciente y, excepcionalmente, por un tercero con autorización del paciente.




La Dirección Jurídica del Ministerio de Salud[1] recogiendo la jurisprudencia de la Corte Constitucional, ha recordado que, tanto la historia clínica como su contenido y los informes que de la misma se deriven, son documentos privados sometidos a reserva y solo pueden ser conocidos por el médico, el paciente y, excepcionalmente, por un tercero con autorización del paciente o en aquellos casos previstos en la ley clínica.

Si bien el carácter reservado de la historia clínica no es absoluto y por ello, quienes hacen parte del equipo medico pueden tener acceso a este documento, tal posibilidad encuentra sustento en las funciones que esos terceros cumplen.

Al respecto, el artículo 14 de la Resolución No. 1995 de 1999 del Ministerio de Salud, por la cual “se establecen normas para el manejo de la historia clínica” menciona que podrán acceder a la información contenida en la historia clínica: 1) El usuario. 2) El Equipo de Salud. 3) Las autoridades judiciales y de Salud en los casos previstos en la Ley. 4) Las demás personas determinadas en la ley.

En conclusión, la normativa vigente y aplicable no menciona al empleador y por ello, no se puede exigir a los colaboradores de una empresa la copia de la historia clínica para, por ejemplo, tramitar incapacidades.

Tampoco será jurídicamente valido, bajo ningún evento, que los empleadores obtengan de sus colaboradores autorizaciones ni consentimientos para tener acceso a la historia clínica pues ello desconoce el carácter de reserva; más aún, el empleador no debe tener injerencia alguna en el tratamiento médico que deba dársele a un empleado en su condición de paciente.

La reserva de la historia clínica, que expresamente se encuentra contenida en el literal g) del artículo 10 de la Ley 1751 de 2015, tiene un claro sustento constitucional y garantiza los derechos a la autonomía de las personas y su derecho a la intimidad.

Por John Romero, Coordinador de la oficina de Medellín
[1] Ministerio de Salud. Dirección Jurídica. Radicado No.: 201911600200711. 20 de febrero de 2019.